Los demonios del orgasmo.

23 de agosto de 2008

Que lastima que el hecho de usar la palabra Orgasmo, ya sea perverso para muchos y varios pasaran sin hacer una parada en este post, por el hecho de pensar que esa palabra es perversa, sucia en fin pero cada quien su sexualidad y sus preferencias igual no las compartimos, pero igual se respetan mientras nadie salga lastimado, sin su consentimiento claro está, por que hay personas que si les gusta que los lastimen o lastimar física o moralmente, y lo mas friky es que les excita esa situación.

El sexo ha sido un tema del cual jamás acabaríamos de escribir y habría tantos matices como variantes existen, habrá para quienes sea incluso siga siendo un tabú hablar del tema y es que los mexicanos no tenemos una cultura sexual definida, razón por la que hay tantos errores a temprana edad que terminan llamándose Pedro, Maria, Agustina, Clodomiro... en mi caso mis padres jamás hablaron de ese tema y ni pensarlo por era casi casi como invocar al demonio y dejar que todos los malos espíritus profanaran la pulcritud de tu casa, por ello lo que cultivabas con los cuates de la escuela y en las revistas (todas desde la muy interesante, selecciones hasta las novelillas albañilescas que encontrabas en la peluquería, o las que mirabas de reojo en los puestos de revistas cuando eres chavito y aun no tienes edad de comprar una revista ya sea porno y simplemente de contenido erótico.

Un ejemplo claro son las mujeres casadas, cuando son novias, son las amantes perfectas, son mas excitantes que las pirujas de los tabledance, o las playmates para ejecutivos, y traen a sus hombres con el calzón mojado todo el tiempo y llega lo inevitable... los hijos, y pareciera un drama de repente les duele la cabeza, se sienten gordas (o se dejan de preocupar por ellas mismas y engordan) ya no se arreglan, por que todo el tiempo ahora lo absorbe su papel de madre...

¡Ha la maternidad! Y como decía en líneas anteriores, no tenemos cultura sexual, no es que tengamos poca o que estemos mal informados, es que NO TENEMOS, y por ello pensamos que los solteros pueden revolcarse como dos bestias salvajes, pero tenemos la imagen de las madres en otro papel, seran las eternas inmaculadas por el espiritu santo; las madres no pueden sentir placer, eso es para las putas, ellas ni pensar que pueden fornicar cuando se les antoje, noooo jamás, por que convertirían en automático en unas zarampawilas ninfómanas, y no se les ocurra la idea de pedir un orgasmo por que la copula es únicamente para la procreación, como dice por hay unas canciónes “se mojan las ganas en el café” y “se sienten mujeres por que lavan los platos”

Pero hay que darle crédito a las valerosas que se atreven a sentir orgasmos explosivos, y a sus maridos que se preocupan por estimularlas y no son los machos que terminan y se levantan y dejan a la mujer desorientada sin saber que les ocurre a su cuerpo, por que ellas no conocen el orgasmo.

Todo lo anterior es para tener un contexto corrosivo, pues el punto que deseo tocar es mas gris de lo que parece, esta debajo de todas las telarañas que nos han creado en la sociedad y muchos se han muerto en la brecha y no lo han superado (por que no han querido pues están convencidos de toda esa maraña) en todos y cada uno de nosotros la calentura esta presente, es como el respirar; quien no ha volteado a ver a alguien con lujuria y que nos despierte los pensamientos mas bajos y lascivos, quien no se ha saboreado a alguien en el transporte colectivo, lo que hace despertar a la bestia que todos llevamos dentro, podemos utilizar tácticas de cacería muy sutiles, directas y lo mejor eficientes, desarrolladas y evolucionadas a través de los años y experiencias propias, razón de envidia para muchos que no acaban de despertar su feeling, podemos buscar la presa a distancia, casi sentir su sabor antes de poder acercarnos, con una sonrisa segura cautivar y poder dar el segundo paso, y el tercero y una caminata directa al matadero.

Y así dárnosla de Don Juan (o Doña Juana por a ellas también les pasa) si así lo queremos mientras no haya un orgasmo, por que como mencionaba, el orgasmo puede ser algo mágico, que te puede hacer sentir una explosión de sensaciones es un instante en el cual podemos viajar al cielo dar dos vueltas y regresar, pero ¿que pasa después?

Lamentablemente como no nos prepararon para disfrutar las relaciones sexuales, y no nos enseñaron que es algo normal en nuestro cuerpo; o si te gusta vestirte de perrito los lunes y de conejito los viernes, o que tu pareja te diga barbajanerías mientras están en aquello, o mejor aun las nalgadas, los mordiscos, jaladas de cabello ya eres anormal, o si te gusta masturbarte de una manera diferente ya eres un desviado, sucio pervertido y que te iras al infierno por no ser normal; Y aquí quiero abrir un paréntesis muy especial. ¿Qué es normal? muchos diran: - Pues lo que la mayoría hace... En Oaxaca el 56% de las mujeres casadas sufren violencia doméstica, eso es una mayoría y no por lo tanto quiera decir que es normal. Hagan ustedes su propio criterio sobre lo que es y no es normal, cierro paréntesis; entonces si somos esas bestias, esas maquinas de sexo insaciables “mientras no tenemos orgasmos” y somos capaces de hasta mutar y adaptar una personalidad alterna cuando nos damos a la tarea de cazar solo por cazar; por qué, cuando culmina la relación sexual todo ese fulgor que nos rodea, ese sexxappel que nos acompaña se desvanece, tal pareciera que después del orgasmo nos sintiéramos como cuando Eva probó el fruto prohibido, no sentimos vulnerables, como que lo que acabamos de hacer es algo sucio, no sentimos la peor basura del mundo, que no valió la pena haber invertido el tiempo y la energía en ese acto, empezamos a soslayar, quizá a la persona con quien tuvimos ese fabuloso revolcón ya no nos parece tan sexy como antes, y empieza un sin fin de arrepentimientos a rondar nuestra cabeza, producto de todas las telarañas puestas a propósito por la sociedad, o mal puestas por nosotros.

Como es que no hemos podido borrar y hacer limpieza en nuestro interior, como es que en este siglo nos atrevemos a hablar de tolerancia, igualdad, indiscriminación si no hemos sido lo suficientemente responsables para reprogramar nuestra conducta post-orgasmica, los hombres al eyacular se dan la vuelta y se quedan dormidos, las mujeres empiezan a enlistar a toda la corte celestial para pedirle perdón por el cometido, en lugar de seguir en una sesión de agradecimiento mutuo, en ello radica el secreto de las parejas añejas, en lugar de que cuando se termina la mujer se levanta le digan – como que ya estas pasadita de peso; Por favor todos sabemos cuando a uno se le fue uno que otro kilo, no es necesario que nos lo estén recordando, que creen que nos hacemos pendejos cuando nos miramos al espejo, y a los hombres el golpe bajo – como que antes durabas mas, coño antes eran estudiantes y ahora uno se chinga 12 horas el lomo, tenemos canas de pensar en las deudas, los compromisos, como para que también te salgan con la mmda de tampoco haces bien la tarea en la casa, todos esos factores sumados a la mierda que se nos inculca sobre el sexo no nos dejan tener relaciones placenteras.

Y tu te atreves a estallar ese cúmulo de sensaciones, dejas salir tu estrés en orgasmos explosivos, terminas con sonrisas, agradecido con la otra parte (o mínimo con tu mano amiga), eres una invitación viviente para que se repita el acto debido a tu desempeño, o eres de los que evitarán los demás por ser de los fanáticos religiosos, o eres de los arrepentidos que no volverás a pensar en el sexo hasta que se te caliente la maquina nuevamente y te pongas el disfraz de cazador, educarás a tus hijos con esas telarañas o dejaras que usen su libre albedrío mostrándoles toda la información. Tú elijes.

2 Miembros de la Tropa Pensaron:

Anónimo dijo...

hola!!
Cuando escucho la palabra "orgasmo" se me vienen a la cabeza muchos momentos chingones, asi como momentos desagradables, por lo menos yo tuve experiencias muy extrañas en donde al estar en el momento aquel sucio y misterioso en donde tratas de explorar lo mas que puedes el sexo, te encuentras con que, la otra persona no es lo que aparentaba, y lejos de tener un orgasmo solo estas pensando en terminar y largarte y por el contrario la presión de querer impresionar y ser bueno en la cama llega a provocar que simplemente pierdas la excitación "eso le pasó al primo de un amigo" y definitivamente termina en un reverendo caos, pero en fin la verdad de todo es que todo esta en la mente, como toleres las actitudes de tu pareja, como dice Alebrije, algunos muerden, gritan, pegan, se disfrazan o lo que su mente les diga que hagan y talvez el otro dice " que pedooooo" con que loco o loca me meti... pero todo esta en la tolerancia y la comunicación, que claro no te pones a platicar antes como lo van a hacer todo es espontaneo, pero tratar de conocer a tu pareja y no ser tan egoista y dejar que disfruten a su manera, yo en lo particular soy muy light "cosa que no interesa", en cuanto a la forma de ver el sexo, todo ha cambiado por lo menos en mi entorno, jamas recuerdo haber recibido una platica sobre sexualidad de parte de mis padres; es mas yo me entere que a los hombres y mujeres les crecia bello pubico a los 14 años cuando lo vi en una revista pornografica que circulo por la escuela secundaria, wouuu!! estaba impresionado, no se si eso me motivo pero a los pocos meses me salió a mi... ahora las cosas cambian, hasta los niños del kinder ya reciben platicas sobre sexualidad, y estan mas preparados para conocerse, lo controversial es si es bueno o malo... ahora todos se incian sexualmente a temprana edad. y conocen sus primeros orgasmos en la secundaria.
en fin, es mi opinión, saludos
Israel

melitus_men dijo...

Excelente Reportaje, que te hace reflexionar como en el aspecto cultural de la sexualidad seguimos en pañales y nos damos cuenta que tenemos una doble moral en nuestra sociedad machista y matriarcal

No es fácil abordar temas entre comillas Tabú y déjame felicitarte mi buen AlebriG que lo has hecho de una forma avasallante!!

Un abrazo desde Texas

Mel